lunes, 21 de enero de 2013

El Señor Poe y la Dama











Observen ustedes la cara compungida de nuestro buen amigo Edgar Allan Poe convertido en "wacky wobbler" y el contraste con la serenidad grecolatina. ¿No es fantástico, o sea quimérico? Estos dos objetos forman una de tantas Quimeras postmodernas. La realidad ha inventado el mundo de la cultura humana para poder llevar a la existencia un número mayor de combinaciones extravagantes.

El cuarto de los esclavos

  Hace poco (segunda semana de noviembre de 2021) Felipe Benítez Reyes nos hacía contemplar mediante el poder virtual del lenguaje los rest...