Poemas para la gente: Hic Sunt Leones


En medio de la plaza blanca y verde
el frío se ha parado de mañana,
y va llamando a todos los gorriones
para que acudan a un rayo de sol.
Para que se demoren y alboroten
sobre las blancas migas que alguien deja
cada mañana en medio de las prisas,
ese pan que alimenta la esperanza,
el juego, la alegría, el aire azul.

En medio de la plaza blanca y verde
alborotan también los colegiales,
corren con uniformes y mochilas
de un árbol a otro árbol, se demoran
en su camino al aula, van llamando
con sus voces despiertas a las horas
y las horas responden derramando
sobre la plaza, sobre sus cabezas,
dones, descubrimientos y esperanza.

En medio de la plaza blanca y verde
hay un camino que no tiene lindes
ni vuelta de hoja. Lleva a la oficina
de seguros y al bar donde la gente
que ha salido de bancos y oficinas
apura su café y habla de asuntos
tediosos e importantes, de minucias
que son como obsesiones, de noticias
como bancos en donde descansar.

En la ronda de acciones que nos hace,
y de horas que cierran nuestras vidas,
el mapa del tesoro se ha perdido,
alguien en su lugar dejó otro mapa
donde el mundo es pequeño y se repite:
la tierra conocida es una plaza
rodeada de un vasto territorio
que nos está vedado. Y la leyenda
sobre esa sombra azul: Hic sunt leones...

(Del libro Poemas para la gente, 2007)

Entradas populares