¿Cómo vive la gente?




La gente vive como puede.
El que puede vive en un palacio.
El que puede vive en una casa.
El que no tiene casa, vive en una choza
El que no tiene choza busca refugio
bajo los pasos elevados de las autopistas,
debajo de los puentes,
en los cajeros automáticos,
(en las cuevas urbanas).

Noche resplandeciente de los umbrales
de las Cajas de Ahorros, donde la luz
nunca se apaga. ¿Cómo es dormir allá,
bajo esa luz que, sin piedad alguna,
llama al insomnio? Hay quien, por no tener,
ni aún tiene sueño.


Tranquiliza pensar que son distintos
esos seres que la vida destruye
poco a poco a la intemperie.
Tranquiliza decir que son tan libres
como los pájaros,
los gorriones que peinan las aceras
en busca del sustento.

Pero son solamente
quienes, cuando llegó la noche, no encontraron
el modo de volver.
Quienes se confundieron
de camino,
y fueron expulsados.
Los que no fueron ya
útiles, convenientes, productivos.

Vieron salir del cuerpo del azar
el número que abría la puerta de la calle
y cerraba la puerta de su casa.

El juego que jugaban y que nunca eligieron
cargó los dados y marcó los naipes.
Las puertas se cerraron y se abrieron las calles.

Así que viven como pueden.
Como todos.


(La primera versión de este texto es de 2007 o 2008. Era larga y farragosa así que en 2013 fue purgada en favor de esta versión más concisa y más que suficiente)

Entradas populares