viernes, 5 de junio de 2020

NATURALEZA


















Para unos es el rostro de Dios, para otros la obra de Dios,
siempre fue lo sagrado o el lugar de lo sagrado,
madre y madrastra, dadora y destructora,
la creación y la muerte se persiguen una a la otra
en su orbe de maravillas,
sin ella nada somos, no somos (al fin y al cabo
somos ella),
y, sin embargo, hace ya tiempo se puso en marcha
un decidido movimiento que expulsa lo sagrado del mundo,
y así, para algunos ella es
el almacén que saquear, el animal al que dar caza
hasta la extinción, el escenario de
la codicia y la violencia, el objeto, la víctima
de la codicia y la violencia
hasta que estemos todos muertos
de la grave enfermedad
de matar aquello que nos sustenta.

El cuarto de los esclavos

  Hace poco (segunda semana de noviembre de 2021) Felipe Benítez Reyes nos hacía contemplar mediante el poder virtual del lenguaje los rest...